Una Ponte Desde Londres al Mercosur

“No debemos aplazar un entendimiento más allá de esa fecha. Tenemos que dejar de lado los tecnicismos y demostrar voluntad política para avanzar”, manifestó Ben Lyon, número dos del Departamento de Economía Global del Foreign Office.

Por David Cufré desde Londres

Un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur debería quedar sellado no más allá de fines de 2012. Esa es la posición que manifestó la Cancillería británica en un encuentro con periodistas latinoamericanos en esta ciudad. “No debemos aplazar un entendimiento más allá de esa fecha. Tenemos que dejar de lado los tecnicismos y demostrar voluntad política para avanzar”, manifestó Ben Lyon, número dos del departamento de Economía Global del Foreign Office. Peter Bainbridge, coordinador del departamento para América del Sur, agregó que el gobierno inglés entiende que la cuestión Malvinas “no es un impedimento para desarrollar y fortalecer un acuerdo comercial” como el que se está negociando. Ambos bloques regionales no lograron superar sus diferencias en el encuentro en Bruselas de la semana pasada y todo indica que la posibilidad de cerrar un convenio quedará postergada al menos hasta el próximo año.

Luego de esa reunión en la capital de Bélgica, el gobierno argentino dejó trascender que algunos de los países que pusieron más obstáculos para dar un paso en las conversaciones fueron Francia, España y Gran Bretaña. “En la actual coyuntura existen limitaciones para alcanzar un acuerdo que cumpla con las expectativas planteadas al momento de relanzar la negociación”, advirtió entonces el secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Luis María Kreckler. La explicación oficial fue que la Unión Europea no accedió a presentar un listado con los productos agrícolas, cuya importación estaría dispuesta a aceptar, desmontando para ello barreras comerciales. Se suponía que el cónclave de Bruselas era justamente para eso, mientras que el Mercosur haría lo propio con trabas al ingreso de bienes industriales.

La versión que entregaron aquí funcionarios de la Cancillería británica es otra. Dijeron que el gobierno inglés es uno de los que más impulsan la idea de alcanzar un acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur, en virtud de que ven a ese bloque y a América latina en general como una región con enorme potencial para concretar negocios con su país. “En los últimos años hemos dejado pasar demasiadas oportunidades. Dentro del gobierno existe el convencimiento de que debemos recuperar el tiempo perdido”, aseguró Bainbridge. “Fue un error haber retrocedido. Queremos tener mejores relaciones con América latina porque la región es importante y será cada vez más importante”, insistió. En esa línea, Lyon agregó: “No queremos aplazar un acuerdo con el Mercosur más allá de fines de 2012. Esa es la posición que sostendremos dentro de la Unión Europea”.

Las exportaciones británicas al Mercosur representan sólo el 1 por ciento del total de sus envíos al exterior. La Argentina cerró 2010 con un saldo comercial favorable de 465 millones de dólares, producto de exportaciones por 995 millones y compras por 530 millones. Lo que dice el gobierno inglés es que en un acuerdo comercial entre los bloques europeo y sudamericano su país tiene todo por ganar, ya que su fuerte no es la producción de materias primas, es decir, no tiene productores agropecuarios que proteger de la competencia importada y, en cambio, podría aumentar considerablemente sus ventas de bienes industriales. Eso lo diferencia de Francia y España, que destinan grandes sumas de dinero a subsidiar a sus campesinos y podrían verse afectados por las compras desde Sudamérica.

–¿La cuestión Malvinas es un obstáculo para la negociación Unión Europea Mercosur? –preguntó un periodista argentino en la reunión con los funcionarios, organizada en Londres por la Embajada Británica en Buenos Aires.

–No lo vemos de ese modo. No creemos que sea un problema para desarrollar y fortalecer un acuerdo con la región –contestó Lyon, aunque la pregunta había sido traducida utilizando tanto la palabra Malvinas como Falklands.

La Unión Europea viene avanzando en acuerdos comerciales con distintos países de América latina. En 2004 llegó a un entendimiento con México, mientras que el año pasado lo hizo con Colombia y Perú. Los otros dos países de la Comunidad Andina, Ecuador y Bolivia, decidieron no plegarse, pero continúan negociando. El primero que había firmado un pacto de libre comercio fue Chile en los años ’90. También para entonces arrancó el diálogo con el Mercosur. Fue en 1995, pero hasta el día de hoy no se logró resolver la encrucijada de cómo evitar daños en producciones de ambos bloques. En el caso argentino, la Unión Industrial y distintas cámaras fabriles siguen muy de cerca la cuestión y plantean al Gobierno que debe extremar los cuidados para que el convenio no termine siendo perjudicial. El Ejecutivo mantuvo esa posición en las distintas reuniones y argumenta que un pacto equilibrado puede ser conveniente. Las partes volverán a encontrarse entre el 5 y el 6 de mayo en Asunción, Paraguay, para continuar las negociaciones. Según el gobierno inglés, hay que empezar a dar pasos serios para que el acuerdo llegue en 2012.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: